i

Felipe V Boca Abajo, en Játiva, Valencia

Durante la Guerra de Sucesión Española Jativa se decantó partidaria del Archiduque Carlos, soporto duras luchas y resistió hasta el final. Incluso cuando en 1.707 Valencia ya había jurado obediencia a Felipe V, el caballero de Asfeld que para algunos fue el triunfador de Almansa y destructor de Játiva, intentó apoderarse de la ciudad.

Los vecinos de Jativa acaudillados por Juan Bautista Basset opusieron una fuerte resistencia hasta el punto de encolerizar al Rey Felipe V quien ordenó incendiar la ciudad y así dar una muestra de su potencia. El propio Duque de Berwick quedó impresionado ante la perseverancia de los setabenses mas cumplió las ordenes del soberano y arrasaron Játiva de la que no quedó, salvo algunos edificios, ni el nombre pues pasó a llamarse San Felipe. Esta acción brutal de Felipe V no la olvidaron los setubenses y era una tradición que el día 17 de Junio se colocara cabeza abajo el cuadro del Rey Felipe V, pintado por José Amotos, que se conserva en el Museo de l´Almodí de Játiva.

El tema es de profundo calado. Recientemente Valencia y el Consell organizó la conmemoración del Tercer Centenario de la Batalla de Almansa y solicitaron del Ayuntamiento de Játiva que cediese temporalmente el cuatro de Felipe V pero los responsables municipales de la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento de Jativa se negaron a lo solicitado por el Consorci de Museus y argumentaron que los interesados en ver lo relacionado con la victoria de la Batalla de Almansa podían venir a Jativa, que la distancia era corta, para ver los actos del centenario de la quema de la ciudad. No olvidemos que el triunfador de la Batalla de Almansa fue el mismo que ordenó la quema de Jativa.

Así las cosas lo que ha sido testimoniar aquella barbarie se convertirá en una recreación histórica que puede dar mucho juego como fiesta y también para recordar las cosas como sucedieron y los personajes.